2/3/09

Una reflexión que requiere de continuo...

Según Sartre, Baudelaire no tuvo suerte. Pero quizás tenga razón, quizás no. Porque suerte, como esa “cosa” que se relaciona con lo afortunados o desafortunados que somos, ¿Quién la tiene? Y aquí es cuando creo que Feria Jaldón es conveniente: “La forma de la Vida humana no es precisamente candorosa y rosada, sino que tiene el semblante de la insatisfacción permanente. Porque así somos. Vivimos momentos de plenitud subjetiva, junto a ruinas de desesperanza”.

Y es que esa sensación de constante insatisfacción, quizás es la esencia del ser humano, una búsqueda constante de algo que aparece en lo objetivo y desaparece en lo subjetivo, cada vez que logramos algo más. “A veces tenemos la convicción de ser algo- y lo somos sin duda- otras, por el contrario, constatamos nuestra insignificancia que se ahoga en un mar de voces disonantes, cuando no ridículas”. Por lo que la suerte se convierte en una forma de huida de responsabilidad personal. Una forma de pensar que todo lo que viene tiene la posibilidad de ser como queremos, siempre y cuando la suerte así lo quiera.

La suerte así, se convierte en una especie de placebo, quizás incluso una especie de fe a la cual recurrir cuando estamos bajo la sombra de la realidad. Porque evidentemente no se recurre a la suerte en la búsqueda de infernales momentos, al contrario.

Esa relación causal inexistente en la suerte, es la que después de todo me hace comprobar que es una especie de positivismo creado bajo el alero de un futuro basado en los deseos. La suerte finalmente aparece como el mañana de la efectividad de los aspiraciones, pero bajo la probabilidad de la negación, y ante esto de eventuales sucesos que cambien el significado de la realidad.

Suerte si, suerte no. Finalmente es cuestión de ilusión.

1 Advertencias:

Santairenino

“La forma de la Vida humana no es precisamente candorosa y rosada, sino que tiene el semblante de la insatisfacción permanente. Porque así somos. Vivimos momentos de plenitud subjetiva, junto a ruinas de desesperanza”.

Buena... con esto, el concepto de suerte queda totalmente obsoleto, pues mas que suerte buena o mala (segun gustos), somos personas expuestas a los estados que allí menciona: insatisfaccion, plenitud subjetiva (la palabra subjetiva es la clave que le da realismo), etc.

Por ejemplo: para algunas personas seria una suerte de plenitud! ir a ver a los BSB's, pero esa es plenitud subjetiva puesto que para casi la mayoria solo seria una desesperanza permanente del pop mundial.


u.u! perdon, no aguanté jeje..
chau


miau

Angustias Públicas  © Blogger template por Emporium Digital 2008

Voltar para o TOPO