14/10/09

Karen O and The Kids: Where The Wild Things Are (2009)


Ayer me llegó la hora de la angustia, el juicio final del día quizás, como una especie de confesión de mi misma ante la pared y unas fotos que me hicieron casi llorar.
Una enana que vivía entre rodillas rotas, tierra en la cara, entre síndrome de macho, media bélica (influenciada por mi asociado primo) y las indestructibles calcetas cambiadas (siempre media enferma en las combinaciones, quizás daltónica, quizás los tintes sinestésicos). Me acordé del Renault 18, la renoleta, un Peugeot rojo último (era el mejor en las persecuciones), todos pegados entre la saliva, la aisladora (para un mejor resultado) y las manos como condenados de tardes completas. Nos perdíamos días enteros, unas veces con madre desesperadamente histérica incluida, otras con “piolismos santos” que nadie llegó a cachar en la vida (como nuestro primer casi asesinato al tío: una pista de caída con cables conectores al motor de la camioneta y el estanque de bencina).
Un sinfín de espacios- tiempo con despertar de recuerdos y motivaciones que hasta hoy me sacuden más que cualquier otro tipo de estimulación. A veces me gustaría volver, de hecho me encantaría, pero eso reconozco es casi “volá de parafina” o algún tóxico del tipo.

Pero todo esto que les hablo es para nada infundado, y proviene de una especie de Déjà vu (y si me pongo exquisita incluyamos las 3 sub especies del minucioso de Funkhouser: llámese Déjà vécu, Déjà senti y Déjà visité) provocado por un trailer de un futuro -esperemos muy próximo convertido en film en el Hoyts con cabritas- que desde sus primeros esbozos me trae enferma: Where The Wild Thing Are. Un cuento precioso de Maurice Sendak, ultra apreciado en gringolandia, imaginemos quizás a nuestro nativo Papelucho (aunque asumo que no es igual la valoración) que por una idea grandiosa de Spike Jonze se fue convirtiendo en film, a cargo de un tremendo equipo, que a lo largo de aproximadamente 4 años entregaron toda su imaginación y creación para un resultado esperemos máximo.



Por hoy, les dejo el soundtrack que es lindísimo, a cargo de Karen O (Yeah Yeah Yeahs) and The Kids (unos niños, excelente dato). Y el trailer que es un lindo bosquejo de una antigua historia que al menos a quien escribe, le ha despertado el liliputiense que todos aun guardamos.






P.D. Me dicen por interno que el tema del trailer es de Arcade Fire, Wake Up sino lo reconocen.
Otro P.D. En el disco cooperan a parte de los compañeros de grupo de la Karen, nombres como Dean Fertita (Queens Of The Stone Age, The Dead Weather), Jack Lawrence (The Raconteurs, The Dead Weather), Aaron Emphill (Liars), entre otros.

1 Advertencias:

el gato estepario

buen blog, me agradan tus aclaraciones eruditas, quizás cuando se acabe la flojera me pondré a escribir en mi blog. espero que te haya gustado el cd de soap&skin. saludos desde españa.

Angustias Públicas  © Blogger template por Emporium Digital 2008

Voltar para o TOPO